Seis preguntas

Seis preguntas al CEO del grupo Gizmodo Media, Raju Narisetti

por Poornima Apte

Raju Narisetti ha basado su negocio en la creación de comunidades de lectores millennial. En este artículo, nos cuenta por qué es importante conectarlos en torno a la información.

Tiempo de lectura: 05 min.

LEA ESTE ARTÍCULO


Gizmodo. Jezebel. Deadspin. Estos son solo algunos de los productos en línea dentro del marco del Gizmodo Media Group, una editorial que ha ganado un número fiel de seguidores, entre ellos, el tan codiciado grupo demográfico de los millennials.

Ya sea una historia sobre el último truco nostálgico de Nintendo para los fanáticos de la tecnología en Gizmodo o un artículo sobre la Marcha de las mujeres para los lectores en Jezebel, el Gizmodo Media Group ha descubierto la manera de publicar sobre una amplia gama de temáticas mientras cultiva comunidades según los intereses específicos de cada audiencia.

Y la estrategia editorial ha funcionado con éxito: el grupo Fusion Media, que incluye los nueve sitios insignia del grupo Gizmodo Media, ha vivido un crecimiento de audiencias que alcanza los 125 millones de visitantes únicos al mes, en comparación con los cerca de 90 millones al año en 2016.

La pregunta que muchas personas en los medios de comunicación se hacen es: “¿Cómo?”.

En la cúspide de esta cadena de organizaciones se encuentra un hombre que maneja el éxito de estos nueve medios informativos: el CEO del grupo Gizmondo, Raju Narisetti. Si bien él no es millennial, este inmigrante indio de 51 años de edad es experto en utilizar el poder de Internet para consolidar y sostener un conjunto impresionante de comunidades en línea.

Preguntamos a Narisetti cómo navega el complicado panorama mediático de hoy en día mientras construye comunidades conectadas de millones de lectores alrededor de temas específicos.

Usted no es millennial, ni el mundo digital era algo natural en su infancia. ¿Qué herramientas fundamentales agregó a sus habilidades para triunfar en este espacio?

A los 51 años, no podría estar más lejos de ser millennial sin ser visto como un retrógrada total. La edad promedio de mi personal de redacción es de veinticuatro años. En cada reunión laboral que asisto, bajo el índice de inteligencia y elevo la edad promedio, y así es cómo debe ser.

Ya sea por suerte, casualidad o esfuerzo, tras casi tres décadas en los medios de comunicación, he pasado los últimos 15 años en puestos laborales situados en la encrucijada de periodismo, plataformas, productos, tecnología y estrategia. Durante casi todo ese tiempo, he funcionado con una filosofía simple: “¿Cuando fue la última vez que hice algo por primera vez?”. Y eso me ha ayudado a conservar la relevancia, o eso espero.

La modestia en el liderazgo, como se dice, no consta necesariamente de ser humilde. Se trata de conocer los límites de lo que uno sabe y no sabe. Depende de uno mismo, entonces, el hacer preguntas y estar dispuesto a escuchar la verdad.

¿Qué lo llevó a interesarse por el periodismo?

Mi intención no era ser periodista de profesión. Tras obtener mi diploma en economía [from Osmania University in India], seguí estudiando administración de empresas en el Institute of Rural Management, en Anand, India.

Pero creo que mi ADN me marcó el destino, por así decirlo, ya que mi madre, Komala Venigalla, era profesora de inglés, y mi padre, Innaiah Narisetti, era autor y periodista en la prensa Telugu en India. Gravité rápidamente hacia una carrera en periodismo un par de años después de ser encargado de ventas para una empresa de productos lácteos en la India que vendía mantequillas y quesos.

Algunos podrán discutir que la creciente diversificación de los medios de comunicación, segmentados y desmenuzados según las preferencias demográficas y de los consumidores, está creando un nuevo problema: unas comunidades de consumidores con mentalidades similares. ¿Le parece que esto es un problema?

Al menos a nivel superficial nunca antes, quizás en toda la historia de la civilización, ha habido una mayor capacidad para crear comunidades. Piense en todas las comunidades creadas en Facebook, Twitter, Snapchat, o la cantidad de colaboradores y usuarios de Wikipedia. Lo mismo sucede con la inimaginable escala digital de las marcas tradicionales de medios de comunicación, como los periódicos The New York Times, The Washington Post o The Wall Street Journal.

Con algunas excepciones, diría que la creciente escala y el alcance cada vez mayor de las marcas de medios de comunicación, particularmente los digitales, constituyen una gran oportunidad para crear comunidades, sobre todo si los medios de comunicación dejan de verse como los dueños de las ideas, la información y el conocimiento, y, en su lugar, [more] se conciben como portales abiertos que aprovechan el privilegio de disponer de audiencias fieles a sus marcas y las exponen a una pluralidad de información.

¿Le preocupa que tales comunidades terminen en total aislamiento? ¿En una mayor fragmentación?

Si no son comunidades restringidas y aisladas es algo que no me preocupa. Si la gente no ejerce su libertad de elección —cambiar el canal de televisión, elegir otra marca de noticias— la culpa no es de Fox ni de MSNBC, ¿verdad?

¿Cómo se asegura de que Gizmodo se mantenga vital y aumente la conectividad entre las comunidades?

Nuestra misión se basa en unos temas imperecederos y en cierta manera relacionados: la verdad y la confianza.

Nuestra plataforma de publicación está diseñada para generar conversaciones sobre el periodismo que nosotros producimos y, consecuentemente, solo de enero a septiembre de 2017, nuestros lectores han dejado más de 8 millones de comentarios, en comparación de los casi 5 millones de comentarios durante el mismo período el año anterior. Unas 735.000 personas han creado lo que llamamos una identidad “Kinja”, que les asigna un nombre único como comentarista.

Como resultado, tenemos fuertes comunidades que siguen visitándonos, consumiendo nuestro periodismo, reaccionando y respondiendo, y generando decenas de millares de conversaciones a través de los comentarios. Nuestros periodistas participan activamente en esto, lo que crea un sentido más profundo de comunidad. Ser exactos y transparentes es algo que le debemos a nuestras audiencias.

¿Cuál es la visión que toma en lo que se refiere a la creación de comunidades?

Hoy en día existen muchísimas marcas de medios de comunicación; sin embargo, [we believe] no hay una empresa de medios “preferida” para el futuro que abarque a toda una población mucho más joven y diversa en Estados Unidos. Estamos generando una potente cartera de destinos apasionantes, donde la gente joven podrá pasar su tiempo. Nuestro diverso grupo de empleados se centra en la narración ecléctica de historias.

Nuestro compromiso a largo plazo sigue siendo decir la verdad y hacer de Fusion Media Group la plataforma mediática “preferida” para el futuro de Estados Unidos. Un 50 por ciento de nuestra audiencia tiene entre 18 y 34 años, con un equilibrio parejo entre hombres y mujeres, y una base altamente multicultural, por eso consideramos que nuestro rol de recibir a esta comunidad debe basarse en unos puntos claros de pasión.